Saltar al contenido

TURISMO EN TIEMPOS DE PANDEMIA

La industria del turismo y hotelería es una de las principales afectadas por el COVID-19, con restricciones tanto en la demanda como en la oferta de servicios. Envuelta en un manto de incertidumbre, el principal reto es garantizar la continuidad de las operaciones, mientras se encuentra obligada a mantener la calma y una mentalidad positiva y permeable ante un escenario disruptivo y dinámico, que cambia día a día.

Mientras tanto, la Organización mundial de turismo (O.M.T.) sostiene que es demasiado pronto para poder calcular la repercusión económica de esta crisis, evolutiva y sin precedentes, sobre el sector. Pero importantes actores del sector coinciden en que la disminución en el tráfico internacional, de entre un 20 y un 30% en comparación con 2019, generará grandes pérdidas que la industria tendrá que absorber. Esto significaría que, debido a la crisis, se perdería el valor de entre 5 y 7 años de crecimiento, contra un crecimiento positivo de entre el 3% y el 4% que se había previsto para este año desde la Organización.

Sin embargo, confían en que la industria, al igual que en situaciones anteriores y apoyada en el turismo local, alcanzará una recuperación total. Propio de un sector maduro, fuerte y resiliente. Generador de empleo, promotor del desarrollo y motor económico a nivel global.